martes, 16 de agosto de 2011

Leopoldo Federico en el ciclo de tango del Pilar Golf




El sábado 13 de agosto realicé la afinación del Kawai RX-7 ( tres cuartos de cola) del Pilar golf para Leopoldo Federico y orquesta.
Había estado allí afinando el mismo piano hacía poco tiempo en ocasión de presentarse María Volonté. 

Es “el máximo músico de tango vivo”, “un puente virtuoso entre dos siglos”, “el que tocó con 
todos y marcó un estilo único Leopoldo Federico” y, sobre todo, “un ser tan honesto en el 
plano personal como en el profesional”. Es el inefable bandoneón del tango, tal como lo 
presenta una biografía recientemente editada.


                                Entre los bandoneonistas se encontraba Lautaro Greco.


                                           Aquí junto a Damián Bolotin ( violín)


                                               Horacio Cabarcos, contrabajo.

                                                       Nicolás Ledesma, pianista


.

Aquí , yo,  Roberto Rovira, junto a Nicolás Ledesma, quien, allá por los ochenta, se las rebuscaba mientras estudiaba con maestros tales como Horacio Salgán, afinando pianos. De ahí que nos conocemos desde hace mucho tiempo. 



jueves, 11 de agosto de 2011

miércoles, 10 de agosto de 2011

Plomos de contrapeso oxidados

Los teclados de los pianos tienen, generalmente, contrapesos de plomo. Estos son pequeños cilindros que van insertados en las teclas según la necesidad. Pero ocurre en ocasiones que el plomo al oxidarse ( suele decirse en el gremio, que se "sulfatan", pero de ser así su alteración tendría que estar relacionada el ácido sulfúrico, y no lo es) se expanden sobrepasando el nivel de la madera de la tecla trabando las teclas entre sí y produciendo con posterioridad, al continuar aumentando su volumen, la fractura de la misma.






En estos casos se hace necesario extraer los plomos oxidados, luego, si existen fisuras, reparar la madera de la tecla y finalmente colocar plomos nuevamente.
                                                                                    

lunes, 8 de agosto de 2011

Bösendorfer 225- Cuando 88 no son todas las teclas

En ocasión del 6to. concierto de Festivales Musicales de Buenos Aires, el recital de canto con Victor Torres (barítono) y Fernando Pérez (piano) del día 8 de agosto de 2011, en el Teatro Avenida, fuí convocado  para afinar este hermoso instrumento. El programa del concierto fue el Winterreise (Viaje de invierno) que es un ciclo de lieder compuesto por Franz Schubert, sobre poemas de Wilhelm Müller.

                                                                                                        
Se trata de un Bösendorfer 225 (justamente tiene 225 cm de longitud). Viene a ser un media cola grandecito. Es un instrumento precioso y de una terminación muy esmerada.
Para mayor información se puede visitar  http://www.boesendorfer.com/en/model-225.html. y la página oficial de Bösendorfer  http://www.boesendorfer.com/




                                                                                                   
Pero la característica sobresaliente de de este excelente instrumento, es que posee cuatro teclas más en los bajos que cualquier piano. Su teclado comienza en un Fa.




Estas teclas agregadas son todas de color negro para no desorientar al pianista, acostumbrado a ubicarse entre las 88 teclas de los demás pianos. El 225 tiene 92.
                                                     



En estas anteriores imágenes me encuentro acompañado por Luis y por Fernando, integrantes del plantel técnico del Teatro Avenida, con quienes es un placer reencontrarse cada vez que, desde hace algunos años, como en esta ocasión, tengo la oportunidad de trabajar allí.



miércoles, 3 de agosto de 2011

Extraño piano de cola "vertical"

Este diseño es de lo más extraño. En realidad es un piano vertical como cualquier otro, pero el fabricante decidió darle la apariencia de un piano de cola. cosa rara, eh?



Se lo ve como un piano de cola, la cual estaría plegada hacia abajo.



 Con su pedalera de piano de cola y todo.




Obviamente se trató en su momento de un recurso para atraer clientes realizando este diseño tan poco común







Los Grotrian y sus floridos marcos metálicos

No dejo de maravillarme cuando trabajo con un Grotrian Steinweg al ver el trabajo que tienen en sus armazones. Recuerdo por lo menos tres tipos distintos de hojas a las de estas imágenes. ( por ej. de roble y 
también de parra)